HUEVO POCHÉ

Buenas tardes cociner@s y gracias por compartir un día más con nosotros en las recetas de la Bruja. Un punto de reunión para todos los amantes de la buena cocina, los buscadores de recetas sanas y los recién iniciados en el arte culinario que buscan sencillez. Sed bienvenidos: aprended, compartid, pero sobre, disfrutad con nosotros y nuestro saber hacer.

Después de este tiempo ya consideramos que sois todos unos avezados cocineros por eso hoy os enseñaremos una técnica para hacer huevo poché digno de los mejores chef.

Pero comencemos por el principio: ¿Qué es un huevo poché? El huevo poché o escalfado, es básicamente un huevo cocido pero que al cocerse sin cascara consigue una textura mucho más cremosa y aparente.

La dificultad suele estar en conseguir que no se mezclen la clara y la yema y que además el huevo mantenga su forma. Pero con nuestro truquito, conseguiréis el perfecto huevo poché en apenas 4 minutos.



Huevo poché

4 huevos grandes
Aceite
Papel Film

Ponemos una cazuela con agua a hervir.
Cortaremos unos cuadrados de papel film de unos 25 cm x25cm y los pintaremos con un poco aceite para que no se peguen. Ponemos el papel dentro de una taza, de manera que quede un hueco en medio donde pondremos el huevo. Cerraremos y ataremos con hilo de algodón o alambre forrado de plástico, controlando que no quede aire dentro del paquete.
Sumergiremos los huevos dentro del agua hirviendo durante 3,5 minutos y una vez listos, los  sacaremos y los meteremos en agua fría durante una hora hasta que se hayan enfriado completamente.

Pasado ese tiempo, los desenvolveremos con cuidado y los reservaremos tapados hasta la hora de consumir.

En esta receta os explicamos cómo preparar un huevo poché de manera fácil y rápida
Huevo poché de las Recetas de la Bruja

(Truco de Las Recetas de la Bruja: Si queremos que tengan un poquito de temperatura, calentaremos el horno al máximo, apagamos e introducimos el huevo 1 minuto; y si nos apetece que tengan un poquito de sabor, dentro del paquetito con el huevo podemos poner, sal, pimienta, trufa rallada, lo que se nos ocurra)

¡Y listo ¡ ¿A quién no le apetecen unos buenos huevo Benedict para desayunar?

Probad, y no os olvidéis de contarme que os ha parecido.

Hasta la semana que viene.

Ya sabéis que podéis seguirme en: