CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS (II): CARNES Y PESCADOS

Buenas tardes y gracias por compartir un día más con nosotros en: Las recetas de la Bruja.
La prometido es deuda, y hoy continuaremos hablando sobre la conservación de los alimentos. Si el martes pasado nos centramos en frutas y verduras, hoy le toca el turno a los no menos importantes carne y pescado.

Un error que se comete de manera frecuente es pensar que todas las carnes o todos los pescados conservan igual por pertenecer a la misma familia de alimentos. Nada más lejos de la realidad; os hemos preparado una pequeña guía resumen para disipar todas nuestras dudas.

- Las carnes blancas (pollo, cerdo, conejo, etc...) se conservan peor que las carnes rojas (ternera, buey, cordero, pato). Tomad como criterio que  las blancas podemos guardarlas en el frigorífico un máximo 36 horas y las rojas un máximo de 48 horas. Cuidado; las hamburguesas deben consumirse el mismo día o, como mucho, al día siguiente. Ante las dudas,  mejor congelar.


- El pescado azul se puede conservar un máximo de 24 horas y el blanco, 36 horas. Es imprescindible que esté siempre lavado y bien escurrido. No os  preocupéis si huelo un poco, normalmente es el agua que suelta. Los calamares y la sepia congelan muy bien.

- Las recetas de la Bruja os recomienda comprar el  pescado fresco y congelarlo nosotros mismos en raciones que vayamos a consumir. De este modo nos aseguramos de que no se rompe la cadena de frío. Y recordad, si es posible, debemos descongelar siempre en la nevera o al menos  en un sitio fresco.


- Las legumbres congelan estupendamente tanto cocidas, como cocinadas. Vale la pena cuando cocinamos lentejas hacer  cantidad y congelarlas .Si las utilizamos de lata o bote de cristal debemos escurrirlas bien y lavarlas ligeramente.

- Mejillones, almejas, berberechos…  siempre deben conservarse fuera de la bolsa, en un bol, tapados con un papel de cocina húmedo y espolvoreados con sal. Las almejas mejor ponerlas en agua fría con sal durante dos horas antes de cocinarlas; de este modo soltarán toda la arena  y así, si alguna no se abre, podremos retirarla enseguida ya puede estar llena de arena.

- Hemos dejado el marisco para el final: nécora, centollo, bogavante, langosta, buey de mar, cigala, … si no está vivo mejor no comprarlo. En cuanto a las gambas, han de estar rojas y brillantes, si tienen la cabeza negra ya no son tan frescas. Ojo, no es que estén malas,  pero os aseguro que ya no es lo mismo. Es mejor congelar y sacar un ratito antes de empezar la cocción si se han de guardar más de 24 horas.

Puede parecer una tontería, pero es muy importante tener la nevera organizada: lácteos, verduras, huevos, etc... Pero sobre todo, los productos crudos deben estar siempre separados de los productos cocinados. Algo que parece tan simple, puede evitarnos más de un disgusto.

Interesante, ¿no creéis?. Si os ha quedado alguna duda, os animo a compartirla, estamos aquí para ayudaros.

Nos despedimos por hoy, pero estad atentos a la receta de esta semana porque os prometemos un plato de lo más veraniego: Melón Alegre, y en 2 versiones nada menos. Un postre que tiene todo lo que os ofrecemos siempre en Las recetas de la Bruja: fresco, ligero, fácil y sabroso.

¡Hasta la próxima cociner@s!

Recordad que os enseñamos recetas de cocina fáciles, sanas, ligeras, caseras y sabrosas.
Las Recetas de la Bruja.

Ya sabéis que podéis seguirme en: